Hay veces que uno debe pensar para sí mismo
¿Qué diablos estoy haciendo aquí?
¿Para qué me sirve?
¿Esto es lo que me da felicidad?

Estas cuestiones, ultimadamente, nos llevan al fondo, nos llevan a pensar en la gran pregunta del universo
¿Cuál es nuestra razón de existir?
Es la pregunta que ha rondado en la cabeza de filósofos, músicos, poetas, científicos y teólogos por igual, generalizando la razón de nuestra existencia.

Pero propongo cambiar la pregunta, hacerla más personal, más propia de uno, propongo preguntarnos, cada quién personalmente
¿Cuál es mi razón de existir?

Darle significado a nuestras vidas es cuestión propia, cada uno de nosotros debe inventar su propia razón para existir, ya que sin esto, solo viviremos siguiendo una plantilla, un molde que vamos a rellenar con nuestro tiempo de vida.

Deben darle el sentido que quieran a sus vidas, hagan sus propios moldes, no sigan a nadie.


Entradas populares