Algo a lo que he llegado a la conclusión  en mi primera semana como mesero -conste que no digo ser el primero en pensarlo- es que ese trabajo no debería existir.

El trabajo de mesero es un remanente del esclavizmo.
En épocas en las que los burgueses tenían esclavos en casa, en la que no hacían nada más que dedicarse a gozar del dinero y sufrir de banalidades, los que servían a fuerza hacían todo el trabajo.
Y lo que se refiere a la mesa, los esclavos iban y venían de la cocina, trayendo platos, sirviendo, recogiendo todo lo que se caía. Mientras los amos solo estaba ahí.
Ahora es igual, pero al estar "abolida" la esclavitud, se paga. Pero la actividad es la misma.


Entradas populares