Cabrona la Muerte y el Colectivo Índigo

Hoy toca contar la historia del Colectivo Índigo, su formación y la filmación de Cabrona la Muerte, mi segundo cortometraje.



Era el año 2015, mi tercer semestre en la carrera de Comuniación, la cuál había escogido luego del diplomado en cine que tomé en Xalapa, capital de Veracruz. Varios compañeros del diplomado ya eran egresados de Ciencias de la Comunicación de diversas partes del país, así que con ellos como inspiración entré a la carrera.


El Colectivo Índigo

En fin, era mi tercer semestre, había empezado a juntarme con Jeyro Valera, un amigo que luego fue mi mejor aliado a la hora de hacer proyectos. Empezamos a pensar sobre dar un pequeño curso de cine para entrenar a un crew y empezar a filmar.

Varias semanas después ya estábamos dando la primera clase del curso de cine. Tomábamos un salón vacío entre los 4 fundadores: Ricardo Rojas, Jared Petrikowsky, Jeyro Valera y yo, Marcelo Luis.
Cada uno daba una parte de la clase, de acuerdo a los conocimientos que manejamos. A mí me tocaba hablar de producción y escritura de guiones.

En poco tiempo, muchos de los que empezaron el curso dejaron de ir, pero los pocos que quedaron se metían más y más en el proyecto.

El origen de Cabrona la Muerte


Con motivo del día de muertos, la facultad convocó a un concurso de cortometrajes con temáticas sobre la muerte. Al principio Jared había propuesto hacer un documental sobre los altares de muertos.
Poco a poco fuimos puliendo la idea, hasta que un día dijimos "¡A la verga el documental! Debemos hacer una ficción".
Fue así que empezamos a buscar inspiración del tema. Desgraciadamente la historia del cortometraje nos llegó sin pensar: Ocurrió el asesinato del periodista Rubén Espinosa, junto a 3 mujeres más en la colonia Narvarte.
Pensando en eso, escribí en una noche una historia. Al otro día los demás del grupo de cine aceptamos filmarla.

Para poder empezar, debíamos nombrar al grupo que produciría el filme, así que nos llamamos Colectivo Índigo Films.
Entre los compañeros recaudamos casi $1000 pesos, todo el presupuesto que tuvo el corto, una compañera del Colectivo prestó su casa y en 10 horas se filmó todo.
Tres días después ya estaba el corte final del cortometraje y otros dos días más y se estaba proyectando frente a toda la escuela, ganando el concurso y recibiendo una ovación por parte de los compañeros, además de ser mencionado en varias columnas de periódicos digitales.

Al siguiente año, ganó el Segundo Lugar por votación del público en la muestra de cortometrajes Miremos la Muerte, del Festival Catrina 2016, convocado por el IVEC.





Entradas populares