Remember, remember, the 5th of November...

Mucha gente habla hoy sobre Anonymous, los hackers/vigilantes/justicieros/vengadores del Internet.
Que a lo largo de este año han ganado fama y renombre, incluso fuera de los círculos del Internet, al asestar duros golpes en todo lo ancho del mundo, contra los sitios web y servidores de diversos gobiernos opresores, empresas,  y sitios de pornografía infantil.


Esa es la cara que los identifica. En los medios dicen que es la cara de V, de la película V for Vendetta, pero en realidad no mencionan la fuente original.



El símbolo de la resistencia cibernética, es la máscara de V, el justiciero anarquista, considerado terrorista en la novela gráfica de Alan Moore, del mismo nombre de la película, V for Vendetta, ambientada en un universo paralelo distópico, donde Gran Bretaña, sobrevive en un mundo destruido por la guerra nuclear a escala global y vive bajo un régimen militar racista e intolerante.
En ésta, el "héroe" de la historia, es un sujeto desconocido, que víctima del gobierno facista y una serie de experimentos genéticos, obtiene ciertas capacidades sobrehumanas y un odio extremo en contra del régimen y sus ideas. Desconocido, que adopta la cara de Guy Fawkes, el conspirador inglés que trató de acabar con el Imperio, destruyendo el edificio del parlamento, acto que no pudo consumar, al ser descubierto un día como hoy, 5 de noviembre.
Una fecha, en la que V, después de siglos, consuma el evento que empezó Fawkes, destruyendo el Parlamento inglés y empezando una revolución.
Con el uso de esas habilidades, su inteligencia y más importante aún, su deseo de venganza, logra poner de cabeza a los altos mandos políticos y militares del país, por medio del terrorismo y una serie de asesinatos de gente clave.

En base a esto, el grupo de hacktivistas conocido como Anonymous (o Anons) ha adoptado su rostro. Y emulando el modus operandi del personaje de DC, realizan ataques a infraestructura informática clave de las organizaciones a las que intentan desenmascarar.

Un grupo, sin líder, sin cúpulas de mando -como algunos intentan demostrar-, la mente grupal, la colmena de hackers surgida del más obscuro rincón de la red.

Así son los anónimos, demostrando que la información es poder y haciéndola llegar a todos los que quieren saber; ellos nunca olvidan, nunca perdonan. Esperenlos.

Entradas populares