Surely the times, they are a-changing...

Y cada vez se nota mas que las cosas cambian mucho...

Pero no siempre los cambios son buenos, muchas veces no. Algunos no se adaptan a los cambios, en mi caso yo no.
Pero, ¿Que afán de ser como los demás? ¿Por que tratar de aceptar lo que lastima a uno?

¿Que es muy gruesa la venda sobre los ojos que no se dan cuenta? La gente se autodestruye siempre, pero los amigos no están para destruir mas, están para ayudar y cimentar sobre las debilidades de uno.
Y si alguien hace lo contrario y pica la herida y hace lo posible para hacer sentir mal a otro que te considera amigo, entonces se convierte en un monstruo.

Un monstruo egoísta, que basa su pseudo felicidad en fastidiar la existencia de quien debería apoyar y aconsejar.

Todo monstruo puede ser derrotado, pero ¿qué pasa si la víctima se infecta con la monstruosidad?
¿Si quien debe ser rescatado se convierte en su propio carcelero?

Muchas veces el cambio no es bueno, no si es para empeorar las cosas.

Y si el monstruo y la víctima se hacen uno no habría problema, pero si ese híbrido trata de destruir a los demás, a los que son susceptibles a la desesperacion, entonces no hay mas remedio.

O los dejas morir solos en su inmundicia o los destruyes antes que destruyan mas a su alrededor...

Entradas populares